GOOD NIGHT, NOT BYE.

It’s been the best day here today.
Nothing more to write,
no more wonders wondered,
no more words to say.

No more plays to play,
no more caves to cave,
no more days to hear
those sweet voices of theirs.

Winning courage,
winning worthiness.
Winning fire in my inside,
and losing fears on my mind.

And, no. No way;
this voice hasn’t given up yet.
I’ll go back on again, like everyone else,
and start one more time,
but not from the beginning.

Neither from the end.

Though every move is the last one.
At least they say so here on the stage.
So let’s go on and on until we all dry, and let’s stay then.

Yeah, that’s the way it is.
We better appreciate it,
because now they can tell us whatever we need,
but later we’ll all be gone and dissappear.

Anuncios

ALTO Y CLARO

Lo dije una aquí,

y allá lo dije mil.

Lo repetiré sin fin

hasta que sacie tu insistir:

que Yo, soy Actriz.

También es lo mío escribir;

pero donde haya riesgo de vida y muerte,

de sonidos, ruidos y pasión,

de existir, desaparecer y sentir,

de ser magia, ciencia y dolor,

de estar aquí, allí

y en más de mil mentes

con y sin razón, y corazón;

donde esté el riesgo de ser acción,

de reaccionar y opinar,

de cambiar de estado, forma y caminar,

de tener andares y acentos para todos,

de mover de infinitas formas

mi cuerpo, mente y sentidos,

de dar cuerda a mi locura,

de dar sueño a la cordura,

y de poner en pie y crear

personas a partir de textos de otros,

así como propios;

allí, y justamente allí,

es donde estaré yo.

Y si no, ese escenario será,

al menos,

donde sienta que he de estar.

Y una vez viva de trabajar

en este mi sueño,

una vez logre

no solo vivirlo,

sino serlo,

entonces será cuando hablaremos

de escribir como tal.

Que no soy escritora,

repito una vez más.

Que soy Actriz.

Soy Charlotte,

y vengo

en primera persona

a vivir.

IMG-20180705-WA0051.jpg

NIÑA DE DANTE

Malditos visitantes

que vienen y se quedan,

que llegan y molestan,

que aparecen y crecen

y viven hasta sin aire.

Malditos, ya lloraréis veneno,

ya sangraréis la sangre

que a vuestra costa

he ido perdiendo.

Y reiré yo la última,

con lágrimas y a pulmón pleno,

cuando suene la música

deste vuestro infierno.

 

20180716_153757-01.jpeg

EL TOMATE ESCONDIDO

Veía una vez

mil frutas y hortalizas,

todas frías y unidas,

menos dos con vitamina C.

Este misterio me aturdía,

pues, ¿dónde sino en la nevera

iba a estar la roja fruta

que buscaba para comer?

Anduve hurgando

hasta en los rincones

más inhóspitos

e insospechados

de nevera y congelador,

hasta que al fin

la bombilla se incendió.

Llamas por todas partes,

y ningún extintor cerca.

Lo único rojo que había

era el fuego de la heladera.

Sacando la maldición de casa

lo vi claro en mi memoria:

aquellos tomates por los que moría

estaban en la despensa,

junto a las zanahorias.

Ay de mí. La casa en llamas,

el pasillo a cenizas,

la nevera derretida,

y en mi negro cuarto las llaves.

Larga vida al tomate;

corta existencia la mía,

pues cuando piten los oídos

de la casera

no tendré para correr

ni una calle.

20180715_204732-01.jpeg

NEURA

Neuronas compactas,

empastadas en pasta

con la justa iluminación.

Ni más, ni menos.

Adiós, rendimiento

de obsesión.

 

Neurastenia por la neura,

que marchó,

pensamientos dejando

sin color.

 

Ahora duerme esta mente,

esforzándose por no perder

esas lucecitas

que aún vagan sin perecer.

 

Más química añadida

no habrá,

mas tampoco se añadirá

más oscuridad.

Que a mi pesar

es necesidad pensar

claramente

cuando quiera

sacar esta mencionada mente

a centellear.

nuestra_ciudad©AntonioCastro_2018_0135-01

LA ACTRIZ DESPUÉS DE LA FUNCIÓN

 

Con las medias en la cabeza,

como cuando supe cuál era

uno de mis destinos.

Este fue y vino

llevando y trayendo consigo

durante el proceso la pereza

y muchos caminos.

Siendo sin ser sirena,

amante, princesa;

en mil y un vestidos,

jugando cada partido

con todas las cartas.

Montaña que sube y baja,

alcanzando todo fervor

con toda la carne en el asador

hasta el último piso.

 

Una actriz después de la función.

Screenshot_20180625-213809.png